Cuidado de las joyas

Para evitar que nuestras joyas pierdan su brillo, y poder conservar el baño de oro durante el mayor tiempo posible, dejamos algunos consejos para su correcto cuidado:

- Cuando no uses las joyas, debes guardarlas en un lugar seco y seguro.

No guardes tus joyas en el cuarto de baño ni en zonas húmedas para evitar que la humedad pueda dañar el baño de la plata de ley.

Los joyeros son un lugar ideal para guardar las joyas, pero debes tener en cuenta que no protege las piezas de plata de la oxidación.

- Evita el contacto directo con agua y productos químicos: jabón, perfume, productos abrasivos.

No uses joyas en la piscina, jacuzzi, sauna / baño de vapor, cuando estés realizando alguna actividad física, al bañarte o ducharte.

El cloro, detergentes, aceites, humectantes y perfumes pueden causar manchas y daños en las joyas. por lo que aconsejamos no utilizar las joyas cuando se estén haciendo tareas domésticas o trabajos con productos fuertes.

El maquillaje, el perfume y la laca del pelo contienen productos químicos, que pueden influir en la durabilidad del baño de oro de la joyería.

- Limpia suavemente la joyería con un paño suave después de cada uso para quitar el maquillaje y los aceites (de la piel).

- Enrolla las cadenas suavemente para evitar daños en el almacenamiento y evita tirar de las cadenas con fuerza para desenredarlas. 

- Evita el impacto con superficies duras tanto como sea posible.

NOTA IMPORTANTE: Les Palmiers no garantiza que su joyería bañada en oro dure para siempre. Las piezas bañadas en oro son por defecto, más frágiles y pueden perder el color del oro en el tiempo. La velocidad a la que el bañado de oro se desvanece dependerá de múltiples variables: de los productos químicos utilizados para el cuidado de la piel, el nivel de transpiración o incluso su Ph natural de la piel. Por esta razón, es particularmente importante tener un especial cuidado de tus joyas bañadas en oro.